La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

   En España no existe una legislación clara al respecto, aunque el nuevo “Reglamento de Instalaciones Técnicas en Edificios (RITE/2007)” en la IT 3.3 “Programa de mantenimiento preventivo” señala la necesidad de “comprobación y limpieza, si procede, de circuito de humos de calderas y conductos de humos y chimeneas en calderas de biomasa” una vez al año en las menores de 70kW y una vez al mes en las mayores de 70kW. Residuos generados por la combustión: Los hollines; ricos en carbono y fácilmente inflamables se acumulan en las superficies de intercambio y en la chimenea. Los alquitranes y vitrificados; estos residuos combustibles y obstructores originan con frecuencia incendios en las chimeneas.

La creosota

    Cuando vemos en nuestra chimenea una apariencia negro brillante entonces se ha formado creosota. Su formación es debida a la combustión lenta y con poco aporte de oxigeno. La creosota tiene un alto poder calorífico, hasta 8 veces más que la leña. La combustión de la creosota es muy peligrosa, ya que será descontrolada.

  Nuestra chimenea nos está avisando de que tiene una carga de hollín importante. Después del verano aparecen esas costras en la chimenea que se han ido desprendiendo. Es el mejor momento para deshollinar.

 

Recomendaciones para usuarios de chimeneas

    Si usamos de manera diaria nuestra chimenea o estufa durante el invierno es recomendable limpiar los conductos una vez al año. Se debe eliminar por completo todo el hollín y creosota.

  Quemar madera seca y no resinosa. Las maderas duras de especies de crecimiento lento, como el roble y la encina, producen menos creosota que las maderas blandas de especies de crecimiento rápido como el pino, abeto, chopo u olmo. Además, las maderas duras tienen mayor poder calorífico que las blandas.

    Mantener una buena ventilación en la habitación donde se ubica el hogar de la chimenea, pues el fuego consume oxígeno y genera monóxido de carbono. Una buena ventilación mejorará el tiro o movimiento natural del humo por el interior del conducto, facilitándose la eliminación completa del monóxido de carbono, que como ya se sabe es un gas tóxico.

   No dejar la chimenea encendida al irse a dormir por la noche, pues estando dormidos estaremos indefensos ante un posible fuego.

  Colocar un detector de incendios, que no avisará en caso de incendio incontrolado.

 

© 2014. Deshollinados los Cigarrales. All Rights Reserved. By Verónica García

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?