La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

    No existe ninguna regla fija en cuanto la periodicidad a la hora de deshollinar. Existen varios factores que hacen que este tiempo cambie:

  • La cantidad de combustible quemado

  • El tipo de combustible empleado. En el caso de ser leña, si usamos maderas resinosas debemos deshollinar con más frecuencia, así como si empleamos madera verde en lugar de seca.

  • El tiempo que se encuentre el tiro cerrado o abierto. Si le tenemos mucho tiempo cerrado, los gases se quedarán retenidos y se quemarán durante más tiempo lo que facilitará la formación de hollín.

  • Lo más aconsejable es deshollinar cada dos años o 6000 kilos en maderas no resinosas (encina, roble, olivo), además de verificar visualmente la capa de hollín formada

¿Quién debe hacerlo?

    En las últimas décadas esta tarea se ha realizado de manera casera. Recientemente el sector se está profesionalizando, teniendo el consumidor a mano cada vez más profesionales en el sector. Esta profesionalidad proviene del norte de Europa donde las normativas son más exigentes que en España.

    En la actualidad se cuentan con medios técnicos y materiales que hacen de esta tarea toda una revolución frente a las herramientas utilizadas no hace tantos años.

    Un profesional irá equipado con medios innovadores y adecuados mediante los que realiza su tarea de forma rápida y limpia. Además los utensilios no deben dañar los tubos, estufas, calderas o los ladrillos de las chimeneas.

    Aunque pueda resultar fácil, durante la limpieza de una chimenea pueden surgir complicaciones que sólo un deshollinador puede solucionar.

 

© 2014. Deshollinados los Cigarrales. All Rights Reserved. By Verónica García

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?